k
I N S T I T U T    C A T A L À    D ’ A L T E S     C A P A C I T A T S
info@altas-capacidades.net          telef: 93 285 02 59

EL TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE CATALUÑA ILEGALIZÓ EN SU INTEGRIDAD EL DECRETO DE LA GENERALITAT QUE PEMITÍA REALIZAR DIAGNOSTICOS A PSICÓLOGOS SIN EL TÍTULO DE ESPECIALITA EN PSICOLOGÍA CLÍNICA

 
k

 

La Generalitat de Cataluña, con el tripartito, presumía de ser la primera en legalizar los diagnósticos en la llamada medicina natural, mediante un Decreto.

Este Decreto de la Generalitat ha durado lo que tardó en tener conocimiento el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España, que interpuso el correspondiente recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

El máximo Tribunal de Justicia de Cataluña ha declarado ilegal el Decreto de la Generalitat en su integridad, pues vulneraba los derechos a la salud de los ciudadanos de Cataluña, al permitir la realización de diagnósticos por parte de profesionales no reconocidos como profesionales con competencias sanitarias, como son los psicólogos que carecen del preceptivo título de Especialista en Psicología Clínica, por ejemplo, los miembros de los equipos oficiales de asesoramiento psicopedagógico que si realizan diagnósticos vulneran la Ley 44/2003 de 21 de Noviembre, de Ordenación de las Profesiones Sanitarias, del Estado, pues, como establece dicha Ley, sólo pueden realizar diagnósticos y tratamientos los médicos, y de entre los psicólogos únicamente aquellos que posean el Título de la Especialidad en Psicología Clínica.

En relación al diagnóstico de los alumnos superdotados y de altas capacidades y a las actuaciones de algunos miembros de los equipos oficiales de asesoramiento psicopedagógico de las escuelas o de los equipos de orientación educativa de los institutos, (en Cataluña EAP, en Baleares o en Madrid EOEP, pero en todos los casos carecen de la preceptiva titulación para poder diagnosticar). El Letrado del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona, don José Antonio Latorre ya lo había advertido en su artículo: "¿Quién puede diagnosticar?" CLICK AQUÍ.

Estas prácticas, aunque en menor proporción, siguen produciéndose. Recientemente, en una población de la provincia de Tarragona, se han descubierto casualmente seis casos de niños de corta edad que habían sido considerados por el mismo sistema educativo con Trastorno de Déficit de Atención y estaban siendo tratados con Ritalín (Rubifén) o Concerta, sustancias psicotrópicas de graves efectos secundarios, cuando en realidad se ha demostrado que son niños de alta capacidad, que al no recibir la educación diferente a la ordinaria, mediante la adaptación curricular precisa que preceptúa la Ley Orgánica de Educación, (LOE), manifestaban conductas que llaman la atención, y que son frecuentemente confundidas como si se tratara de síntomas de TDAH o de otros síndromes.

Nos hallamos ante el problema del desconocimiento, todavía muy generalizado, por una parte de la norma del Ministerio de Educación de 23-01-2006, en desarrollo de la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias del Estado:Para el diagnóstico de las altas capacidades deben participar profesionales con competencias sanitarias, no sólo educativas, y por otra parte el desconocimiento de que los diagnósticos de las personas con superdotación no pueden realizarse en base a las pautas diagnósticas del DSM-IV-TR, u otro manual general, sino mediante las específicas de estas personas.

Para ver la noticia en el diario El País CLICK AQUÍ.